Adiós a los escándalos, así busca Facebook ganarse tu confianza de nuevo

Adiós a los escándalos, así busca Facebook ganarse tu confianza de nuevo

La retribución, por una cifra histórica en España, es la fórmula elegida por ACS y Atlantia, sus propietarios, para llevar la deuda de la opa a su participada, según adelanta hoy EXPANSIÓN en su edición impresa.

Abertis ha garantizado a Atlantia, ACS y a su filial alemana Hochtief, los tres mayores accionistas del grupo de autopistas español, una política de dividendos muy generosa en los tres próximos años. La compañía dirigida por José Aljaro se ha comprometido a distribuir un dividendo ordinario entre 2018 y 2020 de 2.675 millones de euros (equivalente a unos 875 millones de euros por año). Pero además, de manera excepcional, Abertis va a distribuir este año un dividendo extraordinario récord de 9.963 millones de euros. Se trata de uno de los mayores dividendos de la historia en España y es el mecanismo empleado por ACS y Atlantia para traspasar a su participada la deuda de adquisición a Abertis, que se encuentra en el vehículo Abertis Holdco. "En lugar de realizar el pago en efectivo, Abertis asumirá las obligaciones de Abertis Holdco y se convertirá en el nuevo deudor de un principal de 9.975 millones", indica la compañía en su nuevo programa de renta fija registrado en la Bolsa de Dublín.

A partir de marzo de este año, tras la junta de accionistas donde se va a aprobar este pago, Abertis pasará de consolidar una deuda 15.000 millones a unos 25.000 millones de euros.

La compañía ha comunicado su política de retribución al accionista con motivo del lanzamiento de la macroemisión que prevé lanzar en los próximos días (ver información adjunta). Con esta operación, el grupo de autopistas refinancia toda la deuda empleada en la opa que ACS y Atlantia completaron en 2018.

Abertis se convierte en una de las principales fuentes de ingresos de ACS, Hochtief y Atlantia después de que, en 2018, la compañía registrase un beneficio casi récord gracias a las plusvalías por la venta de sus acciones en Cellnex. Los 1.681 millones ganados en 2018 solo son superados en la historia de la compañía por los resultados de 2015, cuando Abertis registró un beneficio de 1.880 millones gracias al éxito de la OPV de Cellnex.

La aportación de Abertis se traducirá, a su vez, en el motor del dividendo de ACS. El presidente de la constructora, Florentino Pérez, anunció la semana pasada que el consejo de ACS va a proponer una subida notable del dividendo. "La reunión del consejo de administración de marzo será la que decida el dividendo, pero va a subir, será una subida notable", avanzó el máximo responsable de la empresa El pay out de ACS (porcentaje de beneficios que se destina a retribuir al accionista) superará la cota del 50%.

En 2018, Atlantia y ACS manifestaron la intención de distribuir en dividendos anualmente el 90% del beneficio atribuible de Abertis. La política de dividendo será uno de los capítulos clave del nuevo plan estratégico en el que la empresa trabaja desde hace semanas. En la anterior hoja de ruta, para el periodo 2015-2017, la compañía distribuyó 2.100 millones entre sus accionistas, con un incremento anual de la retribución del entorno del 10% y un pay out en 2017 superior al 80%. La nueva propuesta supone incrementar el pago en 550 millones en el trienio, un 26% más.

Como quedarse una compañia estrategica y que finalmente quedará en manos de los italianos, es el mismo guión de Endesa, la compra de una empresa, no permite el endeudamiento directo, es decir asistencia financiera, pero sí de esa forma, una compañia emblematica, estrategica, se irá desmantelando para pagar la deuda del comprador y el resto se hará el negocio. En un pais normal, que procura sus empresas estrategicas, como endesa, no se hubiera producido, pero la avidez de corrupción y dinero del PP, quien permitió esta operación no tiene limite, aunque sea a costa de destruir el conglomendado español, ya lo hicieron los socialistos en la época de gonzalez y ahora estos, todos unos sinverguenzas, que disfrados con la bandera del pais, lo esquilman saco

La red social reorienta su estrategia hacia la privacidad incorporando el cifrado de extremo a extremo en Facebook e Instagram.

Cambio de rumbo en Facebook. El consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, mostró el miércoles las líneas maestras sobre las que se asienta su plan para reflotar la compañía, castigada en los mercados y con una profunda crisis de reputación. En un post de 3.200 palabras publicado ayer en su página personal de la red social, el fundador de la compañía apostó por la privacidad y la confianza como palancas de crecimiento en el futuro.

Zuckerberg: "Los mensajes privados y las historias efímeras son las áreas de más crecimiento"

"Al pensar en el futuro de Internet, creo que una plataforma de comunicaciones centrada en la privacidad será aún más importante que las plataformas abiertas de hoy", señaló. Y añadió: "Los mensajes privados, las historias efímeras y los grupos pequeños son, con diferencia, las áreas de más rápido crecimiento de la comunicación en línea".

Zuckerberg explicó que los mensajes cifrados se ejecutarán en sus principales productos -Facebook, Instagram y WhatsApp-, lo que permitirá que las conversaciones privadas sean efímeras y desaparezcan con el tiempo, al estilo de las Stories. Esta decisión probablemente tranquilice a muchos usuarios, preocupados por el uso que la compañía da a sus datos, pero sus efectos sobre el negocio de la compañía son imprevisibles.

Encriptar las comunicaciones complicará la tarea de vender anuncios personalizados a sus verdaderos clientes: los anunciantes. El 98% de los ingresos de la tecnológica provienen de la venta de publicidad y, de momento, no ha logrado rentabilizar otras apuestas como WhatsApp, por la que desembolsó 19.000 millones de dólares hace cinco años.

A favor de la red social juega la resiliencia que ha demostrado su negocio, que apenas se ha resentido pese a los escándalos. Entre octubre y diciembre, la empresa disparó sus ingresos un 30%, hasta los 16.914 millones de dólares. Además, su base de usuarios sigue creciendo a buen ritmo y aumentó un 9% en este periodo hasta los 2.320 millones.

A juzgar por las explicaciones del ejecutivo, todo hace pensar que la aplicación de mensajería puede jugar un papel clave en ese nuevo Facebook que Zuckerberg quiere construir. "Tenemos la intención de desarrollar esto de la manera en que hemos desarrollado WhatsApp: enfocarnos en el caso de uso más fundamental y privado, la mensajería, hacerlo lo más seguro posible y luego crear una plataforma para muchos otros tipos de servicios privados", indicó el consejero delegado.

Presionada por políticos, activistas y reguladores, la red social avanza en la línea en la que muchos de sus usuarios quieren. El propio Zuckerberg reconoció en su declaración que mucha gente no creerá que "Facebook pueda o quiera construir este tipo de plataforma centrada en la privacidad". Pero resolviendo un problema, Facebook podría estar generando otro mayor.

0 COMENTARIOS

Tu opinión nos interesa

Please enter your comment!
Please enter your name here