Cristina Forner: "La moda de tener una bodega ya ha pasado"

Cristina Forner: "La moda de tener una bodega ya ha pasado"
Nieta de inmigrantes españoles, cambió París por Logroño para trabajar en el negocio de su padre. Su consejo: beber menos, pero con más calidad. Cristina Forner es una de las pocas mujeres que mandan en el mundo del vino. Cuarta generación de la familia en el sector, tomó las riendas de Marqués de Cáceres a finales de 2007, justo cuando empezaba la crisis financiera. Desde entonces la bodega se ha diversificado fuera de La Rioja y ha apostado por crear vinos más exclusivos. "Era arriesgado, pero fue la única forma de salir adelante. En lugar de bajar precios, aumentar la calidad", recuerda Forner. Criada en Francia, donde sus abuelos llegaron exiliados tras la guerra civil, estudió allí Empresariales y Enología y fundó su propia empresa hasta que a los 30 años aceptó el reto que le proponía su padre: dejar París y volverse a vivir a Logroño para trabajar en la bodega familiar. Forner conserva un suave acento francés, reconoce que bebe vino todos los días y defiende que haya más momentos para tomar vinos caros. "Cuando tienes una cepa de 120 años, que ha sobrevivido a la filoxera y de donde sale una uva única, entiendes que ese vino sea algo especial", afirma. Recientemente ha viajado a Londres para asistir a la cena de Los Caballeros del Vino, una organización que premia a las personalidades que apoyan el vino español en Reino Unido. Ella fue la segunda mujer de la historia en tener este reconocimiento.

5 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here