La mancha humana

La mancha humana

Si algo deja claro desde su inicio la película La mancha humana (Robert Benton, USA, 2003) que contó con un magnífico reparto encabezado por Anthony Hopkins, Nikole Kidman y Ed Harris, es lo sencillo, y eficaz, que resulta desprestigiar a una persona. Y lo titánica que resulta después la tarea de recuperar el crédito perdido.

Las defensas de los acusados en el juicio al "procés" acudieron en la sesión de ayer a esta táctica que usaron al unísono contra el teniente coronel de la Guardia Civil David Baena, quien estuvo al frente de la instrucción de la investigación del 1-O. Para ello, se valieron de dos líneas de ataque distintas. De un lado, y sobre todo, en que, supuestamente a través de un perfil de Twitter denominado "Tácito", el mando del Instituto Armado había mantenido en las redes sociales una opinión manifiestamente contraria al proceso soberanista. Y de otro, que su investigación había tenido tintes políticos. Baena despejó con solvencia ambos envites, señalando que ni él era el titular de la cuenta de Twitter con el nombre de usuario "Tácito" y que la investigación policial no se había jamás centrado en el "procés" como tal, sino en las conductas susceptibles de ser entendidas como delictuales por haber sido declaradas ilegales por el Tribunal Constitucional, sustancialmente la utilización de dinero público para sufragar los gastos del referéndum soberanista ilegal del 1-O.

En la tensa y larga testifical prestada ayer ante el Supremo, el teniente coronel llegó a describir la situación en Cataluña como "insurreccional", sobre todo tras los sucesos del 20 de septiembre. El mando de la Benemérita señaló que en aquellos días "Cataluña era un polvorín" tras las detenciones y entradas y registros practicados en los distintos organismos públicos y empresas catalanas de las que se sospechaba que estaban colaborando activamente en la organización de la consulta ilegal. Baena quiso asimismo dejar claro que "el referéndum no era el objetivo en sí", sino "condición sine qua non para la declaración unilateral de independencia o para poner al Estado en una situación de conflicto". Finalmente, ha ratificado que la documentación intervenida en Josep María Jové -mano derecha de Oriol Junqueras- confirmó cuanto venían investigando desde enero de 2016.

Hay un detalle de la película que no les había contado: el actor que interpreta en el filme a Anthony Hopkins de joven es el actor afroamericano Wentworth Miller, famoso ahora por su papel en la serie Prison Break. En la cinta el color de su piel adquiere una enorme importancia de cara a las falsas acusaciones que consiguen desprestigiar al personaje. Aunque a otro nivel, ¿Serán las supuestas opiniones de Baena suficientes para minar su reputación?

*Víctor M. Sunkel, de Sunkel & Paz penalistas

0 COMENTARIOS

Tu opinión nos interesa

Please enter your comment!
Please enter your name here