La proliferación de viviendas de alquiler vacacional desborda las grandes ciudades

La proliferación de viviendas de alquiler vacacional desborda las grandes ciudades
El PIB turístico crecerá un 4,1% este año gracias al "aluvión" de llegadas El turismo en España continúa en plena efervescencia. Los récords de llegadas se suceden año tras año con un importante impacto económico. En el segundo trimestre, el crecimiento del PIB turístico fue del 4,6%, según este indicador creado por Exceltur. El lobby del sector augura 4,1% para el conjunto del año, seis décimas por encima de su previsión en abril, encadenando ocho años por encima del PIB general. El sector, que supone alrededor del 16% del PIB, generó 95.800 empleos sólo en junio. "Nos espera otro verano excepcional", explica José Luis Zoreda, presidente de Exceltur. España se ha convertido en destino estrella a nivel mundial, gracias a su estabilidad y el componente sol y playa. Sin embargo, se enfrenta a un problema de gestión de esa demanda sobrevenida, especialmente en derterminadas ciudades españolas.Si en 2010 España recibió 52 millones de turistas, este año se prevé un nuevo repunte histórico, 84 millones para 2017. La diferencia de 30 millones viene favorecida por factores macroeconómicos, como la caída de precios del petróleo o la mejora de la la confianza, pero especialmente por el aumento de turistas prestados de países competidores, que Exceltur cifra en 14 millones desde 2010. Este factor seguirá siendo un importante acicate de la demanda, si bien es cierto que algunos rivales comienzan a recuperarse gracias a los mercados de proximidad. Turquía perdió un 22,2% de turistas europeos hasta mayo, pero ganó un 60% de países del Este. La percepción de inseguridad de ciudades europeas coincide precisamente con el aumento de afluencia en destinos urbanos españoles. Destaca el protagonismo de los turistas británicos que, a pesar del Brexit "son los que más vienen, los que más gastan y más pernoctan en hoteles", apunta Zoreda. También influye la recuperación del mercado ruso y de larga distancia (EEUU o China), "que suelen dejar más dinero", gracias a la multiplicación de las conexiones aéreas y a la depreciación del euro. El problema es el notable descenso de la media de pernoctaciones (-2,3%) que limita el impacto económico. Esto ocurre desde 2014, como consecuencia del auge de las compañías low cost y el abaratamiento del transporte en general. En ese sentido, el crecimiento nominal de ingresos por turista apenas fue del 0,3% entre enero y abril. La apuesta del sector, para Exceltur, debe ir por el lado de los ingresos y la calidad, con el fin de fidelizar a los turistas. "Nos preocupan las señales de contestación social que están apareciendo en algunos puntos vacacionales, probablemente los más exitosos del país", explica Zoreda, que añade que "no puede ser que un sector que aporta 137.000 millones de euros y 2,2 millones de empleos, se vea como un sector reprobable". Para Exceltur, la primera causa de la turistificación es el desbordante crecimiento de vivienda de alquiler turístico. Sólo en Madrid, el incremento de turistas extranjeros alojados en este tipo de viviendas aumentó un 179,5% hasta mayo, frente a un 12,2% en hoteles. En el conjunto de España, el aumento de la demanda de alquiler vacacional fue del 37,2% interanual, frente al 7,4% de hoteles. El impacto de este tipo de plataformas eleva el alquiler en ciudades, engorda la economía sumergida y repercute negativamente en el pequeño comercio y la opinión pública. "No se trata de poner parches ni medidas improvisadas que no son capaces de discriminar quién aporta más económicamente". Zoreda apuesta por "reconducir nuestras estrategias de promoción hacia sectores que dejen mayor valor añadido", y aplaude medidas como el decreto ley de Hacienda para detectar y gravar las transacciones en los alquileres de viviendas vacacionales y gravarlas, o la del Ministerio de Interior para identificar a los inquilinos.