Santander adelanta el plan de emisiones en Reino Unido para protegerse del Brexit

Santander adelanta el plan de emisiones en Reino Unido para protegerse del Brexit
Acelera el calendario para amasar liquidez y cumplir los requerimientos. El banco vendió deuda en 2018 a través de 20 participadas en 16 divisas distintas. Santander está decidido a conjurar cualquier impacto que el Brexit pueda tener en su filial de Reino Unido y uno de los que más repercusiones tendría es un hipotético cierre de los mercados mayoristas: no solo dejaría a Santander UK sin acceso a la financiación, sino también sin la posibilidad de cumplir los requerimientos de los supervisores. El banco español lo ha previsto y ha puesto en marcha medidas para minimizar su efecto.La principal es aprovechar todas las ventanas que haya para emitir y acelerar la venta de deuda e instrumentos de capital para que cualquier distorsión que produzca el proceso les coja con las alforjas llenas y los deberes regulatorios hechos.Así lo reconoce Santander en documentos oficiales, donde avanza que ya el año pasado la filial británica comenzó a ejecutar el plan de emisiones previsto para este ejercicio «para anticiparse a posibles tensiones que puedan surgir en los mercados de capitales como consecuencia de la salida de Reino Unido de la Unión Europea», señala la entidad.El adelanto ha llegado hasta el punto de que Reino Unido se convirtió en 2018 en la filial que más deuda emitió de todo el grupo, por delante incluso de la matriz. Con emisiones por 13.000 millones de euros, Santander UK superó por 2.000 millones a España y se quedó muy por encima de los 5.300 millones de Santander Consumer Finance y de los 1.200 millones de Estados Unidos.En 2017 no fue así. España fue la filial que más emitió, con 14.335 millones, seguida de Estados Unidos. Reino Unido estuvo en la tercera posición, casi empatado con Santander Consumer.La preocupación de Santander por el futuro más inmediato de su filial británica tiene mucho que ver con los vencimientos que afronta. El negocio en Reino Unido es, de lejos, el que más compromisos de repago de deuda tiene a corto plazo, con casi 19.000 millones entre este año y el que viene, así que la compañía está haciendo acopio de dinero para refinanciarlos.Pero no es la única vertiente en conflicto. Desde que la crisis financiera estalló y los supervisores mundiales decidieron cambiar la regulación para evitar que vuelva a repetirse una tormenta de ese calibre, las emisiones de deuda ya no sirven solo para financiarse. También son imprescindibles para cumplir los requerimientos de deuda con capacidad de absorción de pérdidas que debe tener cada banco (lo que se conoce como colchón anticrisis), siempre que sean instrumentos que puedan usarse para la recapitalización, como sucede con los bonos sénior no preferentes y equivalentes, los CoCos y la deuda subordinada.De ahí la necesidad de la filial en Reino Unido de adelantar las emisiones, ya que si decide esperar para amasar el colchón y se cierra el mercado británico por el Brexit puede llegar a vulnerar las exigencias regulatorias. Y de ahí que una parte importante de sus colocaciones del año pasado fueran de instrumentos que computan para este escudo regulatorio y que permiten cumplir los requerimientos.De todas formas, Santander UK no ha estado solo en su tarea como colocador de deuda. Puede que haya sido el primer emisor del grupo, pero el año pasado el banco realizó colocaciones y titulizaciones en el mercado en 16 divisas distintas desde 20 filiales de 13 países.La suma global emitida por la entidad en todo el mundo asciende a 60.053 millones, un 16% más que en 2017. La fuente principal de crecimiento ha procedido de las titulizaciones y de la financiación estructurada, pero la mayoría de las colocaciones (37.505 millones) han tomado la forma de deuda sénior, cédulas, subordinadas y CoCos. Eso ha permitido reforzar el colchón anticrisis con 13.544 millones, sobre todo gracias a bonos sénior no preferentes (o los homólogos de Reino Unido y otras jurisdicciones fuera del euro), aunque también con 1.500 millones en CoCos y 1.760 millones en deuda subordinada.Tras el impulso de Reino Unido y de las emisiones del grupo el año pasado, Santander tiene en estos momentos deuda cotizada en el mercado por un valor de casi 170.000 millones y eso sin contar titulizaciones.

5 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here